LA PANDEMIA DE INSOMNIO

Actualizado: 9 feb

EL TRABAJO QUE FAVORECE EL INSOMNIO

Hay un trastorno del sueño, se duerme poco y mal en todo el planeta. Nuestra cultura orientada al rendimiento laboral que premia el "workalcoholic", el que trabaja sin limites de su vida privada, logra resultados en su empresa o Institución, auto destruyéndose física y emocionalmente en el camino, es una de las situaciones que la causa.



LOS VIAJES QUE CAUSAN INSOMNIO

Los viajes a través del planeta; el hombre de negocios que vuela 10hs seguidas y cambia totalmente el momento del día cuando desciende. El personal aeronáutico transcontinental, los transportistas de largas distancias, los serenos y las guardias de vigilancia también entran en esta categoría.

Las largas horas en los transportes entre el trabajo y la casa, la necesidad de tener varios trabajos y poder tener acceso a los "placeres" ofrecidos en la sociedad global hiperestimulada para desear y consumir, han influido en esta situación.


EL INSOMNIO DE LOS MEDICOS

Ciertas formas de educación, sobre todo la médica, en las Residencias de entrenamiento posgrado en las que fue tradicional no respetar las condiciones mínimas de cuidado del sueño, más aun exaltar el carácter heroico de los que pasan jornadas enteras de trabajo sin detenerse un momento. Esto ha llevado a situaciones extremas de deterioro en el rendimiento intelectual, toma de decisiones de los médicos en esas actividades, trastornos en las relaciones de grupo y en la vida social, con la insatisfacción consecuente y el aumento de las tasas de suicidio médico.


LAS PANTALLAS QUE CAUSAN INSOMNIO

La invasión de los teléfonos, pantallas de TV y computadoras, por cientos de notificaciones que suenan, aparecen súbitamente mientras trabajamos, iluminan la pantalla por la noche bruscamente o emiten radiaciones altamente nocivas para nuestro cerebro, son las más severas amenazas.

Nuestra mente está sobre estimulada por alarmas que inciden sobre nuestra capacidad de concentrarnos, de integrar conocimiento, de aprender, y por las noches nos fracciona el sueño y nos despertamos cansados, con lo que el déficit se magnifica.

Un factor que severamente compromete su sueño son las noticias y las alarmas constantes en las pantallas de TV. No sólo la luz y el sonido, sino el contenido. La alarma persistente y el estímulo constante del medio altera nuestro equilibrio.

DRA. GRACIELA PEPE

Doctora en Medicina(UBA)

Profesora de ORL ret.(UNNE)

Especialista certificada jerarquizada

Consultor en Otorrinolaringología

52 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo